LAS LEYES DEL ESPEJO

La primera ley del espejo nos dice que todo aquello que te molesta, te irrita, te enoja o quieras cambiar en otra persona, te pertenece, está en ti.

La segunda ley nos dice que todo lo que la otra persona me critica, me juzga o quiere cambiar de mí, si me molesta o hiere, es que es algo que aún no tengo resuelto, está reprimido en mí y me toca trabajármelo.

La tercera ley dice que todo lo que otro ser humano me critica, me juzga o quiere cambiar de mí, sin que me afecte, le pertenece a él.

La cuarta ley dice que todo lo que me gusta de otra persona, lo que amo en ella, también está dentro de mí. Veo mis cualidades reflejadas en las otras personas.

El mundo exterior actúa como un espejo, reflejando tanto nuestra luz como nuestra sombra, siendo un retrato de nuestro mundo interior.

Cuando empiezas un trabajo de introspección, esta herramienta es muy útil. Lo que pretende principalmente, es que a través de observarnos a nosotros/as mismos/as y ver qué es lo que nos molesta, obtengamos más autoconciencia, proporcionándonos así una “guía” poderosa para poder cambiar aquello que nos impide llegar a tener una felicidad plena.

Algunos ejercicios que podemos realizar para empezar a hacer la introspección y tomar consciencia son los siguientes:

1.     Piensa en algún momento que te hayas descubierto a ti mismo/a sintiéndote mal por algo que te haya sucedido con otra persona, por ejemplo, después de tener una discusión.

Primero, imagina que te encuentras delante de un espejo. De estas cuatro situaciones posibles trata de identificar en cuál de ellas te ves reflejado/a.

Obsérvate y hazte la siguiente pregunta:

“¿Qué es lo que refleja este espejo de mí?”

EL LADO OPUESTO: te perturba tener delante una persona que es todo lo contrario a ti. “Si te muestras como una persona ordenada no soportarás el desorden en los otros”

¿Cómo trabajarlo?:

Busca el equilibrio.

2.     Coge el papel y apunta:

¿Puede haber un “poco” de desorden o de descontrol en tu vida? ¿Qué cosas puedes hacer sin tener todo controlado? ¿Qué emociones surgen cuando pierdes el control o cuando el desorden entra a formar parte de tu vida? ¿Qué puede sucederme si me descontrolo?

¿Qué es lo que me estoy exigiendo? ¿Realmente es tan necesario? ¿Podría permitirme ser un poco más flexible conmigo mismo/a? ¿Si no acabo lo que debía hacer, será terrible? ¿En una escala del 1 al 10 cuánto de terrible es?

SIMILITUD: lo que te molesta es en realidad una parte tuya que tienes guardada en tu inconsciente. La vives como una parte oscura, como una sombra. Es algo que te cuesta ver en ti y por ende acertar

¿Cómo trabajarlo?:

3.     Escribe qué es exactamente las emociones que se te mueven con los actos que hace la otra persona (aquella con la que tienes el conflicto) y luego reflexiona si tú te comportas de igual modo en otras situaciones, redactando los ejemplos al lado.

Esta es la forma de ir sacando al consciente lo que llevamos encerrado en el inconsciente. Tener en cuenta que, sin aceptación no hay transformación posible.

EXPECTATIVAS IRREALES: sucede cuando hemos idealizado a alguien o a algo y al darnos cuenta de que no es como queríamos lo intentamos controlar y manipular para que cambie y se adapte a la idea que nos habíamos formado en un principio.

¿Cómo trabajarlo?

4.     Anota qué es lo que esperabas de esa persona, relación o momento, y qué es lo que ha fallado. Después escribe en una columna qué era lo que estaba en tu mano modificar y qué era lo que no dependía de ti.

Cuando te des cuenta de que de nada sirve intentar controlarlo todo, te quitarás un peso de encima, actuando solo cuando sea necesario y dejando que las cosas fluyan a su manera.

Responsabilizarte de ti, sólo podrás cambiar aquello que tiene que ver contigo. Tus palabras, tu conducta, tus acciones, tus ideas, tus pensamientos, tus errores, tus emociones…

Escribe las cosas que podrías hacer tú por ti para mejorar tu vida sin que dependas de las otras personas y cómo podrías darte lo que esperas que otra persona te de, después, ponte manos a la obra. Es curioso, pero cuando tú mismo/a haces una transformación genuina en ti, el resto lo percibe..

CUANDO HACEMOS LO MISMO A LAS OTRAS PERSONAS: Cuando te encuentras a ti mismo/a sintiéndote víctima de una persona que te está haciendo daño, y no te das cuenta de que, aunque tú no le estés tratando igual a ella directamente, se lo estás haciendo a otra persona.

¿Cómo trabajarlo?:

5.     Redacta la lista de las cosas que te hacen sentir mal respecto a cómo te tratan y luego repásala con detenimiento pensando si tú estás actuando de un modo similar con alguien distinto.

Desarrolla tu empatía. Si nos ponemos en la piel de otras personas, como resultado les trataremos mejor y no haremos lo que no nos gustaría que nos hicieran.

Estas son las cuatro situaciones de las que podemos aprender.

Comentar que si sentimos resentimiento hacia alguien y no lo conseguimos perdonar, difícilmente podremos encontrar la calma y estabilidad emocional que tanto ansiamos. Cuando estás resentido te encuentras con dos opciones: decidir perdonar o decidir no hacerlo.

Es una elección, y toma su tiempo, no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana, pero el escoger no hacerlo puede significar quedarse anclado al pasado.

Sin embargo, es factible perdonar a distancia, sin mediar palabra con la persona, pero liberando el dolor acumulado y soltando el rencor. Lo que está claro que el perdón aporta calma y liberación. Favorece a estar más preparado para afrontar nuevos retos y dejar que entren las cosas buenas a tu vida.

¿CÓMO PERDONAMOS?

Yoshinori Noguchi, en su libro sobre la Ley del espejo, nos da los pasos a seguir para aprender a perdonar, y son los siguientes:

-        Perdónate a ti.

-        Acéptate tal y como eres.

-        Haz una lista con las personas que no puedas perdonar

-        Expresa tus sentimientos en un papel. Expresarse por escrito es una manera de liberar emociones guardadas, y ya sabes, “Emociones expresadas, emociones superadas”.

-        Busca los motivos de ese acto.

-        Como hemos comentado anteriormente, la empatía es clave, saber el por qué y el para qué y entenderlo ayuda aliviar la angustia generada.

-        Escribe aquello que puedas agradecerle.

-        El agradecimiento es una técnica muy poderosa. Puedes agradecer a quien te hizo daño en el pasado, por ejemplo, porqué te enseñó a ser más fuerte y a sacar habilidades que ni si quiera habías descubierto en ti mismo/a.

-        Utiliza afirmaciones como: “Te libero y te perdono”.

-        Escribe lo que has aprendido. Es esencial ver lo que has podido aprender de esa situación adversa. Si has aprendido no ha sido en vano.

Por tanto, una vez expuesto lo anterior y resumiendo, ¿QUÉ BENEFICIO NOS APORTA TRABAJAR CON LAS LEYES DEL ESPEJO?

-        Mayor autoconocimiento. Cuanto más conocimiento tienes de ti mismo/a más claro visualizas lo que quieres en tu vida, dirigiendo así tus esfuerzos hacia el alcance de tus objetivos y tus metas.

-        Integración de tu sombra. Al reconocer tu lado oscuro, deja de ser un impedimento invisible constante.

-        Más empatía y compasión. En el momento que te pones en el lugar del otro, aceptas la imperfección “humana” ajena, puesto que también la percibes en ti.

-        Mayor equilibrio. Lo externo te afecta en menor medida, te encuentras más conectado/a con tu paz interior.

-        Humildad. Aprendes a verte tal y como eres, sin máscaras, aceptando tus debilidades y desapegándote del ego.

-        Liberación de la actitud de víctima. Dejas de ceder tu poder personal a los otros para empezar a responsabilizarte de tu persona.

-        Más sabiduría y libertad. Comprensión sobre las cosas y libertad de elección, puesto que estás menos condicionado/a por lo exterior. Y, por último, el saber perdonar es de sabios, porque odiar a alguien es como beber veneno y esperar a que muera el otro.

Merece la alegría dedicar un tiempo a tal introspección, ¿no te parece?

SI DESEAS MÁS INFORMACIÓN

Consultenos Sin Compromiso

Si desea más información, complete este formulario. Nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad posible.

Seleccione los archivos que desee adjuntar
El tamaño máximo para cada archivo es 100 MB

    ¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Ver Politica