MÉTODO PHI / DurgaMayi Psicoterapia Avanzada Plasencia ( Cáceres )

La Respiración Holística

 

La Respiración Holística es una técnica que fue desarrollada por H.H Pujya Swami Rameshwarananda Giri a partir de antiquísimas técnicas de purificación energética, mental y espiritual (Kriya-Yoga), que trata, a través de la respiración y de un profundo trabajo energético-mental, de emplear eficazmente el más perfecto, sofisticado y afinado instrumento de conocimiento con que contamos, “nuestra conciencia”, para lograr actualizar todas sus posibilidades virtuales, que por insospechadas, han permanecido dormidas.

Después de todo, las experiencias de despertar, de fluir, de libertad, de unidad o de síntesis no suceden sólo en la mente, también transcurren en el cerebro, pudiendo ser cambiado profundamente el funcionamiento consciente gracias a diferentes técnicas y procedimientos como la “Respiración Holística”, que operan correlativos fisiológicos perfectamente mensurables.

Así, se han podido registrar científicamente, entre otros, niveles más elevados de integración en el mismo cerebro, un funcionamiento más eficaz de éste, la presencia de diferentes “armónicos” en los ritmos eléctricos cerebrales y notables cambios en la capacidad perceptual. 

La Respiración Holística, nos permite acceder a las causas mentales de cualquier tipo de dolencia, enfermedad, desarreglo emocional o psíquico, para luego reemplazar los viejos esquemas mentales por otros nuevos.

La ira, la crítica, la culpabilidad, el miedo, el orgullo, la soberbia, la envidia, los celos y el resentimiento son los principales causantes de los desarreglos mentales, emocionales y fisiológicos.

El término “Holística”, cuando se emplea con propiedad, indica un enfoque cualitativamente diferente de la Salud, basado en el respeto a las interacciones entre la Mente, el Cuerpo, el Espíritu y el Entorno, interacciones de las que surgirá –cuando éstas sean dominadas por la armonía y el equilibrio– un estado de salud global (holístico), diferente radicalmente del estado de mera ausencia de enfermedad clínicamente manifiesta.

Desde esta nueva perspectiva, la salud es una armonía que a todo debe gobernar –incluido el medio ambiente físico–, pues formamos parte de una tupida red de interrelaciones biológicas, cuyas fracturas, por lejos que se produzcan en el tiempo o en el espacio, repercuten sobre la totalidad de la que forman parte.

En este orden de cosas, el Bienestar no puede ser inyectado por vía intravenosa, ni ingerirse a cucharadas, de acuerdo con la prescripción facultativa.

El Bienestar nace de una matriz Cuerpo-Mente-Espíritu, siendo el reflejo directo de la armonía -somática, psicológica y espiritual.

 

La Respiración Holística

por Pujya Swami Rameshwarananda Giri

Me siento muy complacido de poder introducir hoy una sencilla técnica de respiración conectada, que todos podéis usar tanto para reducir vuestras propias reacciones de stress, como para transmitírsela más adelante a otros facilitándoles su curación.

Esta técnica, llamada Respiración Holística o Respiración Consciente ha probado su notable efectividad en una variedad de desórdenes, que incluyen no sólo problemas mentales o emocionales, sino también enfermedades físicas agudas o crónicas. También ha conducido a experiencias espirituales profundas a muchas de las personas que la han practicado con asiduidad.

Probablemente sea difícil de aceptar la idea de que una técnica específica sea curativa para una variedad de desórdenes que parecen no tener nada en común. Entiendo que suena un poco como las bebidas y aceites “panacea” que se vendían a la gente del siglo pasado para eliminar todo tipo de malestares y enfermedades. Si lo que se acostumbra a pensar es que principalmente la causa de la enfermedad es un agente patógeno, es razonable que rechacéis de entrada estas ideas. Pero si consideramos que cualquier enfermedad esencialmente realiza sus cambios patógenos en unos pocos y dominantes procesos fisiológicos, entonces la amplia efectividad de la Respiración Holística es más comprensible, ya que ejerce su máximo efecto en dos procesos simples:

  1. El ritmo con el que el cuerpo construye y mantiene los tejidos saludables, permitiéndole realizar sus funciones normalmente.
  2. La velocidad con la que los desechos metabólicos son eliminados de las células y de los fluidos del cuerpo.

La vitalidad o la buena salud, están relacionadas con el ritmo en que el cuerpo convierte la energía en estas funciones anabólica y catabólica. Cuanto más rápido reparamos o reemplazamos el viejo material corporal, más saludables estamos. Cuanto más rápido eliminamos los residuos producidos por este trabajo o por tejido muerto, más fácilmente se conservará el cuerpo en buen estado. Los mecanismos homeostáticos del cuerpo funcionan maravillosamente bien, especialmente si no tomamos sustancias tóxicas que nuestro cuerpo, por su diseño, no está preparado para tratar, substancias tales como carbohidratos refinados, cafeína, nicotina, o los metales pesados que polucionan nuestro aire y nuestra agua.

Cuando no eliminamos las toxinas tan rápido como las ingerimos gradualmente acumulamos depósitos de tales substancias, muchas veces en células de grasa. Finalmente los mecanismos del cuerpo están lo suficientemente alterados como para que sobrevenga la enfermedad. Una de estas enfermedades puede incluso ser la condición conocida como vejez. Así pues la enfermedad puede ser resistida y la vejez puede ser demorada, o parcialmente revertida si se provee al cuerpo de suficientes elementos de construcción (proteínas, etc...) libres de polucionantes y si se optimiza la efectividad con la que el cuerpo elimina los desechos acumulados y mantiene la producción de tejidos buenos. En este proceso es importante reconocer el papel que juega la respiración, no sólo como el medio por el que tomamos el oxígeno que nos capacita para realizar todo el trabajo corporal sino, fundamentalmente, como el medio por el cual eliminamos los desechos de nuestro cuerpo.

De los desechos totales del cuerpo solo un 3% se eliminan por la defecación y solo un 7% se eliminan por la orina, queda un setenta por ciento que ha de ser eliminado por la respiración. No estoy discutiendo la importancia de un régimen de alto contenido en fibras, ni la necesidad de tomar bastante agua, ni la de tener una buena sudoración, sólo estoy llamando la atención sobre el enorme trabajo que realiza la respiración. Obviamente nos conviene respirar plena y libremente y respirar aire limpio.

No obstante, cuando investigamos la respiración, nos damos cuenta de que la mayoría de la gente no respira la mayor parte del tiempo. En general toman una inhalación corta que retienen un poco antes de tirar el aire en una larga exhalación, luego hacen otra larga pausa antes de tomar aire de nuevo. De forma que el tiempo que se pasan inhalando y exhalando es más corto que el tiempo que pasan sin respirar.

La medicina moderna aconseja aumentar el ritmo de respiración y respirar con todo el espacio pulmonar disponible, haciendo ejercicio aeróbico, que también aumenta el ritmo cardíaco. Este ejercicio cardiopulmonar practicado durante 30 minutos diarios contribuye a mantener las arterias limpias de placas de depósitos que contribuyen a la hipertensión o a las embolias.

Ya que un altísimo porcentaje (entre un 30% a un 50%) de las muertes diarias están asociadas a la hipertensión, y ésta se da menos en las personas que hacen ejercicios vigorosos cada día, el incrementar el ritmo respiratorio y del corazón parece dar resultados positivos.

Por desgracia este tipo de ejercicios no se puede recomendar a ancianos o enfermos porque sus cuerpos ya están saturados y no pueden con el trabajo extra de eliminar los residuos producidos por el ejercicio. Verdaderamente si sus procesos de construcción van más despacio el ejercicio físico fuerte puede incluso destruir masa muscular irremplazable. Por lo cual, la gente que más necesita los beneficios que el ejercicio vigoroso y regular puede producir no pueden disfrutarlo ni obtener sus beneficios.

Afortunadamente nuestra respiración está parcialmente bajo nuestro control, y nuestro cuerpo cambia de una forma refleja el ritmo del corazón cuando cambia el ritmo de la respiración. Así podemos tener los beneficios de aumentar el ritmo cardíaco con seguridad, sin producir nuevos metabólicos que nuestro cuerpo tendría que eliminar: sencillamente, concentrando nuestra consciencia en  la respiración y respirando más plenamente que antes.

Y esto es exactamente lo que se hace en la Respiración Holística. En primer lugar es un método que puede ser comprendido  y aprendido en pocas sesiones y que luego puede ser practicado constantemente. De manera que cuando se está estresado o bloqueado emocionalmente se puede usar esta técnica para soltar la tensión. Cuando se está cansado se puede usar para revitalizarse uno mismo y se puede usar para recuperarse de casi cualquier enfermedad y mejorar la propia salud. Es un método seguro, fácil de aprender y practicar.

De manera que para describir brevemente lo que es la Respiración Holística diré que es una técnica respiratoria en la que el que la pone en practica inhala profunda y plenamente con especial atención a llevar aire a la parte alta del pecho, hacia la parte del pecho que generalmente no utilizamos, y luego, inmediatamente, sin pausa ni retención de la inhalación, soltarlo, sin forzar ni empujar la corriente de aire. La respiración es continua, sin ninguna pausa o retención de aire, ni al inhalar ni al exhalar. La exhalación se hace sin esfuerzo y es breve siendo una relajación de la respiración al no mantener la tensión en los músculos intercostales que levantan las costillas ni en el diafragma que cae hacia abajo. Cuando estos músculos se desploman el pecho expulsa el aire provocándose una exhalación no forzada y natural.

Así pues, el modelo de respiración no es el de hiperventilación. Simplemente es un modelo que permite al individuo respirar todo el tiempo, no solo a ratos. Se abre espacio en los pulmones que no había sido utilizado antes, así que podemos llamarlo “Superventilación”, pero ya que la exhalación no es prolongada ni forzada no hay una excesiva eliminación de CO2 que es lo que causa el síndrome de hiperventilación. La hiperventilación ocurre cuando la presión parcial de CO2 en la sangre que está circulando en el cerebro es tan baja que está por debajo del umbral necesario para estimular el centro de inspiración que está localizado en el cerebro. Este centro, por lo tanto, no dispara otra inspiración hasta que la presión parcial de CO2 se acumula y pasa el valor del umbral. Cuando la persona que ha forzado su exhalación se siente sin aire durante una pausa grande (mientras la presión de CO2 se acumula), experimenta un estado psicológico que llamamos pánico, y en su pánico se fuerza a sí mismo a coger otra respiración y empuja aún más en la siguiente exhalación complicando más el problema.

Esta condición de alcalinidad excesiva del organismo, en la cual en el torrente sanguíneo los niveles de pH (una medida de acidez) son elevados y los de dióxido de carbono son reducidos, es conocida como alcalosis. La alcalosis respiratoria se asocia frecuentemente con trastornos respiratorios como la hiperventilación y está caracterizada por tetania y espasmos musculares, muchas veces hasta el punto de producir dolor intenso en las articulaciones y tensión en los músculos. Un tratamiento de la hiperventilación consiste en hacer que la persona respire dentro de un recipiente, por ejemplo en el hueco de sus manos o en una bolsa de papel, de forma que respira un aire que contiene una presión parcial de CO2 alta, la reinhalación del dióxido de carbono ayuda a reducir los síntomas, estimulándose así los centros de respiración,  la persona deja de sentirse sin aire y el pánico pasa, pero esto es algo temporal porque es muy probable que empiece a forzar la exhalación de nuevo y cree la misma situación.

Miles de personas han practicado la Respiración Holística sin engancharse en la hiperventilación. Pero es cierto que la gente tiene miedo de los sentimientos y pensamientos que lleva dentro y empieza a empujar en la exhalación, como si estuviera librando al cuerpo de algo malo. Y cuando menos relajado esté quien realice una sesión de Respiración Holística más probable es que sufra el inconveniente de la hiperventilación. Si acontece finalmente, sucederá una de estas dos cosas:

  1. continuar respirando siguiendo las instrucciones del cuidador, disolviéndose el ataque de hiperventilación
  2. retener la respiración siguiendo las instrucciones del cuidador que juzgará, según el caso, si la sesión debe suspenderse o continuarse ajustándose al requerimiento de mantener la respiración continua y circular.

En cualquier caso el ataque de hiperventilación no ha causado ningún daño. Además como la persona a atravesado la fase espástica aprende que puede relajarse y parar la hiperventilación cuando se enfrenta al stress. Resumiendo, la “superventilación” de la Respiración Holística parece curar el ataque de hiperventilación y hace que no vuelva a ser necesario para la persona crear un nuevo ataque. Así pues, cualquier recelo que hayáis podido tener por confundir el proceso de Respiración Holística con la hiperventilación puede ser abandonado.  La Respiración Holística es un método seguro y no doloroso en la mayoría de los casos, y no involucra necesariamente la hiperventilación.

Veo la respiración como el mecanismo natural de curación, porque al mantener la respiración en un ritmo continuo durante una hora o más salimos del estado de conciencia del aquí y ahora, y reconocemos viejos pensamientos, sentimientos e imágenes que pasan por nuestra mente. El uso repetido de esta técnica nos libera de la anterior carga psicológica que estos viejos esquemas ejercían sobre nosotros. Podemos lanzar la hipótesis de que este mecanismo natural de curación es efectivo en la medida en que se pone en práctica. Es decir, ya que la mayoría de la gente no respira conscientemente ni de forma conectada normalmente su respiración no les cura. Pero el mecanismo está ahí, listo para ser reavivado y utilizado cuando la persona supera su resistencia a usarlo.

Porque éste parece ser el punto central: la razón por la cual no respiramos de forma conectada constantemente –tal como hacemos durante el estado de sueño profundo–, es que estamos aferrados a nuestros bloqueos, a nuestras reacciones emocionales y tenemos miedo de soltarlos, como deberemos hacer en el transcurso de una sesión de Respiración Holística. Tal vez por mi larga trayectoria como renacedor, pienso que la razón por la que nos aferramos a las viejas reacciones emocionales es porque nuestras mentes están conectadas con la supervivencia, muchas veces por las circunstancias que rodearon nuestro embarazo, nacimiento e infancia. A lo largo de la historia la mayor parte de la gente no ha sido concebida, transportada durante el embarazo, ni nacidos como un acto consciente y lleno de amor; por el contrario la mayoría de las veces, grandes negatividades estuvieron y están presentes en dichas circunstancias. La vida en si misma era y sigue siendo, en muchos casos,  tan terrible, brutal y corta en la mayoría de las historias de los hombres, que el amor era y es algo así como una necesidad, confundida con ansiedad o con cosas peores. Esto implicaba que la concepción, el embarazo y el parto estuvieran ligados al miedo y a otras negatividades.

Y ahora, cuando los avances tecnológicos crean los medios que parecen proporcionar esperanzas de bienestar, esos mismos avances arrebatan a las madres su oportunidad de traer al mundo a sus hijos con amor. El médico irrumpe con los anestésicos y el fórceps, convirtiendo el nacimiento en toda una prueba, una prueba en la que la madre ni siquiera puede jugar un papel consciente. Muchas mujeres han estado dando a luz estando inconscientes o medio inconscientes, siendo incapaces de empujar, en muchos casos, al niño por el canal de parto. Al niño le llegan parte de los calmantes y anestésicos administrados a la madre, la efectividad en su comportamiento al abrirse camino disminuye y, a causa de ese estado de decaimiento, empieza a respirar más lentamente. Por otra parte, entre la gente del personal que asiste a los partos (médicos, enfermeras, etc...) se activan sus propios traumas de nacimiento sintiéndose impacientes, preocupados, irritados, irrumpiendo en muchas ocasiones en el proceso para “rescatar al niño”, e incluso utilizando estimulaciones dolorosas para que el bebe tome su primera respiración. Y no hablemos de las infinitas dificultades que arrastra cada niño a lo largo de su primera infancia y de los muchos traumas que los niños van acumulando por causas muy variadas.

No me sorprende que la mayoría de nosotros no tengamos muchas ganas de reexperimentar de nuevo estos sucesos llenos de negatividades, ya que seguimos adheridos a nuestras grabaciones básicas que asocian la supervivencia con el dolor, con la inconsciencia y con la lucha.

Es extremadamente difícil, sino imposible, recordar las impresiones más antiguas que hemos almacenado en nuestra conciencia por el simple hecho de poner nuestra atención en ellas. Esto es así porque hay tanta carga en estas impresiones que cuando nos acercamos a ellas sentimos tanto miedo o tanto dolor que retenemos la respiración. Sea cual sea la emoción, si no es una memoria feliz, interrumpimos la respiración.

Así se puede ver claramente la necesidad, durante las primeras 20 sesiones, de la presencia del cuidador que recuerda al que está  “respirando” que continúe con la técnica de respiración cuando surgen las viejas impresiones en la consciencia que tienden a interrumpirla. Una vez que el viejo material ha sido liberado y eliminado por la Respiración Holística, el proceso respiratorio ya no será interrumpido por viejos dolores y penas, ni por miedo, dolor, vergüenza, culpabilidad, rabia o ansiedad. La Respiración Holística realiza su trabajo haciendo salir las negatividades y favoreciendo la curación y el desarrollo.

Nadie entiende científicamente cuales son los mecanismos exactos por los que la respiración abre estas puertas entre el subconsciente y la mente consciente. Posiblemente sea porque la respiración consciente y conectada además de abrir el espacio en los pulmones que hasta ahora estaba paralizado por miedos almacenados, proporciona al cerebro un entorno similar al que prevalecía en la gestación, donde el intercambio a través de la placenta aseguraba al feto un flujo continuo de oxígeno y una limpieza constante de deshechos. Reproduciendo esta situación feliz, podemos finalmente soltar la conexión que tenemos grabada entre emociones y la interrupción de la respiración. Aunque la madre pudo tener toda clase de pensamientos y emociones que produjeron substancias químicas y que pudieron atravesar la barrera de la placenta en los casos de mucha intensidad y así interferir con el ritmo de la respiración conectada, el intercambio osmótico a través de la placenta era más bien constante que intermitente, como lo es para la mayoría de la gente después de su sesión de Respiración Holística cuando finalmente dejan salir la conexión entre emoción y respiración. Hasta que esta conexión impresa se disuelva necesitamos la presencia de un cuidador suficientemente sensible y preparado durante la sesión.

Quizás la Respiración Holística funciona porque la respiración consciente, conectada y profunda no sólo abre el espacio en los pulmones que estaba paralizado por el miedo, sino que también abre las redes capilares en la sustancia profunda del cerebro, en el sistema límbico, el tejido que rodea los ventrículos laterales. O quizás esta técnica produce cambios a través de la barrera sangre-cerebro de manera que el fluido cerebro-espinal en los ventrículos laterales se vuelve idéntico a su composición química durante la gestación y el nacimiento. La ciencia moderna dictamina que cuando las circunstancias son idénticas ocurren sucesos idénticos. Así pues las células del sistema límbico, las cuales guardan las impresiones en la memoria RNA pueden soltar la memoria y disolverla cuando el medio fluido se hace idéntico al que había cuando el RNA fue creado.

Sea cual sea el mecanismo específico de acción que opera en este tipo de método su efectividad está probada. Hasta la fecha miles de personas, que han practicado y aprendido esta técnica de respiración, han tenido éxito ayudando a miles de otras personas con problemas físicos significantes como acné, alcoholismo, anginas, anorexia, artritis, asma, adicciones (barbitúricos, cafeína, nicotina, opiáceos, tranquilizantes), bronquitis crónica, diabetes, problemas digestivos, epilepsia, hipertensión, desórdenes menstruales, obesidad, escasa circulación periférica, parálisis post-traumática, desórdenes sexuales, parálisis espástica y profundos desórdenes respiratorios. Pacientes con alergias, cánceres, úlceras duodenales o gástricas, problemas de riñones y migrañas, han “respirado” con éxito mejorando su estado general de salud, aunque aún no se ha completado una valoración de los resultados a más largo plazo. Además de esta amplia variedad de enfermedades físicas, cada tipo de desorden de la personalidad, tanto neurótico como psicótico, ha sido “respirado” con éxito y algunas de estas personas han hecho cambios en sus personalidades para mejor en unas pocas sesiones.

Con referencia a los cambios en la personalidad, que incluso una sola sesión de Respiración Holística produce, se debe mencionar que es común que quien practica con asiduidad esta técnica vea despertar en su interior sentimientos religiosos o incluso desarrollen nuevas actitudes espirituales. Esto es así principalmente en los casos en que se ha dado la curación de una enfermedad de las llamadas “incurables”.

Ya que la gente que se ha formado en esta técnica procede de diferentes profesiones los registros que se guardan no son en muchos casos científicos y no ha habido una gran preocupación por establecer un diagnóstico inicial de la condición general del que “respira”. Es de esperar que conforme los profesionales de la medicina utilicen esta técnica consigo mismos, así como con sus pacientes, ayudarán a remediar los problemas que conlleva el establecer la evidencia de su efectividad. Asimismo, además de proporcionar a sus pacientes un beneficio material, enseñándoles Respiración Holística incluso podrán ser instrumentos que les proporcionen una fuente de paz y tranquilidad.

Espero haber comunicado mi recomendación de respirar más plena y profundamente, siendo la Respiración Holística un método seguro, efectivo, agradable, fácil y racional de traer curación no sólo al cuerpo y la mente, sino también al corazón y al alma. Esta técnica altera la relación entre el sanador y el sanado elevando al que “respira” a la condición de sanador consciente, profundamente implicado con su propio proceso de curación. Confío en que a través de esta técnica encontréis el sendero por el que caminan aquellos que anhelan sanarse de verdad.

Pujya Swami Rameshwarananda Giri

 

SI DESEAS MÁS INFORMACIÓN

Consultenos Sin Compromiso

Si desea más información, complete este formulario. Nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad posible.

Seleccione los archivos que desee adjuntar
El tamaño máximo para cada archivo es 100 MB

    ¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Ver Politica